La otra patente: el Exactomatic. El calibre Cricket también estaba ligado a otro avance exclusivo de la manufactura Vulcain, una innovación patentada en 1946 como Exactomatic. El objetivo del principio del Exactomatic es igualar la fricción del eje del volante en todas las posiciones modificando los contrapivotes Incabloc. Así se obtiene una amplitud más regular. De este modo, el principio del Exactomatic ofrece mayor precisión y regularidad de funcionamiento del reloj mientras se lleva puesto. Este hecho despertó aún más el interés de los conocedores por todos los calibres de Vulcain.